viernes, junio 5

Una chica con Suerte


Mientras escucho el primer disco de Amy Winehouse, me pongo a pensar. A la vez estoy trabajando. Pero es tan sumamente mecánico la tarea que tengo entre manos que me permite hacer un ejercicio de malabarismo mental.

Pienso en la vida. En mi vida. Supongo que estas desconexiones neuronales, como suele clasificarlos, me ocurren con frecuencia en vísperas de mi cumpleaños. En un mes exacto cumplo 32 castañas. Que no es poco. Aunque a la vez tampoco es mucho.
Cuando eres pequeño proyectas tu vida futura de una forma tan distinta, obviamente tan pueril, que ahora lo pienso, y me sonrío.

El otro día le pregunté a Mau qué quería ser cuando era un peque. Y me dijo que Astronauta. Pero con un convencimiento que me flipó. Y solo quería ser eso. Yo sin embargo cada año cambiaba de profesión como quien cambia de bolso... De superpeque quería ser profesora. En octavo de EGB y en vista de mi prolífica afición a dibujar señoritas de buen ver con tacones de vértigo, diseñadora de moda. Cuando alcancé el BUP me pareció una frivolidad y acaricié la idea de ser periodista. De las comprometidas, de las de verdad, nada de sentarse delante de una cámara con trece kilos de maquillaje y una chaqueta mona. Not. Corresponsal de guerra, de las q buscan la verdad. Por aquellos entonces escribía muchísimo, y supongo que todo me encajaba.

Y en COU volví a cambiar de chaqueta: ¿q tal la publicidad? Seguía dedicando horas a dibujar, y me gustaban los giros de palabras ingeniosos, buscar el doble sentido... Pero, ingenua de mi, me quedaba aun mucho por recorrer hasta saber a q dedicaría mi vida.

Cuando tuve que rellenar esa sábana santa que te dan acabada la selectividad, y con una nota media bastante lamentable, un 5,5, poco pude elegir. Así que, confiando en la miopía del que viera el formulario, y en que los planetas estuvieron alineados en Neptuno, rellené de forma compulsiva unas diez casillas: Publicidad, Periodismo, Historia del arte..... y la última, Humanidades. Me sonaba bien, pero la verdad es q entonces no tenía ni idea de qué impartía semejante carrera. Seguía confiando en mi suerte.

Y al final resultó que mi suerte eligió por mi al otorgarme Humanidades, esa carrera nueva, q arrancaba con bastante poco público, al menos en la Comunidad de Madrid (solo estaba en la Carlos III y en Alcalá de Henares). Me quedé un poco chafada, sobre todo de cara a explicar a mis padres que colijindrnguis era aquello.

Mi madre siempre explicaría que su hija estudiada "Filosofía y Letras". Y punto pelota :)
Me arriesgo a decir que a día de hoy mi padre no sabría decir ni qué estudie :)
Angelicos mios... Pero, ojo, ellos tan felices. Jamás me han dicho nada al respecto.

Pero el Destino me tenía preparada la mejor de las sorpresas. Me dio todas las carreras encerradas en una sola. Aprendí como nunca, con una avidez y una sensacion de que cuanto mas aprendía, más leía, más quería, mas libre me sentía, mas volátil. Más yo.
Conocí a gente estupenda que interactuó conmigo de forma certera. Y empecé a matizar un poco mas la Sue que escribe esto. Poco a poco, a fuego lento.

En fin, fue genial. Y despues de la carrera llegó el limbo. El "..¿y ahora, ¿qué?" maldito. Y las desconexiones arrancaron en mi vida en forma de "¿para qué valgo?", "¿qué soy yo?".
Ojito que los humanistas somos seres sensibles intelectual y emocionalmente. Yo me sentía como una veleta en un golpe de viento. Me gustaban demasiadas cosas como para elegir solo una profesión!! Oh, maldito destino, mierda de sociedad!! (pelin anarca si q era, oiga usté ;-P)

Y ahí empezó mi busqueda. Que supongo que culmina explicando que soy diseñadora gráfica. Aunque las más de las veces me siento una mera ejecutadora de órdenes. Pero eso es harina de another costal.

La conclusion es que en un mes cumplo un añito mas, soy una mujer hecha y derecha, féliz, enamorada, optimista, creo que luchadora, a la q le gusta las cosas sencillas de la vida, q procura bloquear los pensamientos negativos que no hacen mas que quemar energía positiva y la convierten en negativa, que cree en que estamos aquí por algo, que tiene fe en su gente, y que si tuviera dinero se dedicaría a dar la vuelta al mundo durante el resto de su vida.

En estos 31 años y 11 meses he conocido personas increibles, he visto lugares con lo q ni llegué a soñar alguna vez, he cantado, he bailado, he dibujado, he escrito, he llorado, he reido... Vamos, q soy una chica Sue con Suerte. :)

... Queda tanto camino aun!! No pensemos en metas, solo disfrutemos del paisaje... ¿vienes conmigo? :)