viernes, junio 12

En la luna de Valencia

Y sigo en la luna, ese lugar que él que me enseño para que volara allí cada vez que lo quisiera. Ese lugar mágico que un día me mostró mientras me tomaba de la mano. Ese lugar que no ni soñaba que pudiera existir.
Esa luna hermosa y clara que el trazó con sus manos para mi, un año despues, sigue intacta, brillante... diría que perfecta.
A veces me quedo mirando incrédula y agradecida. Queriendo como nunca antes lo había hecho.
Día tras día, has tejido una preciosa tela en la que me enredo mientras me besas.
Cada noche, un petalo cae de entre mis dedos mientras te dedico la mejor de mis sonrisas.
Gracias por existir, amor.