martes, mayo 26

Perdiendo el tiempo

Una vez, mi querido hermano pronunció una frase que se me antoja imprescindible entre mis vocablos cada vez mas: Ojalá tuviera tiempo para perderlo. Eso es lo que mas me apetece ultimamente. Tiempo, para mi, sólo para mi, para distribuirlo como quiero, y sobre todo, para perderlo, por que para perderlo se sobreentiende que ha de sobrarte...

Me enzarzo en agendas complicadas, tan enredadas como las de una ejecutiva, pero en el plano personal, claro... y menos mal que en el trabajo mi vida es de lo mas anodina y lineal!! que si tuviera mucho estres en la oficina, apaga y vámonos..

La cuestion es, que tal agenda la voy acumulando apenas sin darme cuenta. Cumpleaños, cena, visitas... vas encajando, en una suerte de tetris de citas, hasta q te cuadra todo... Familia, amigos, visitantes y compromisos varios... y despues acabas fatigada con la lengua fuera y pensando siempre "mierda, ojala me quedara en casita y fuera carne de sofá y palomitas, fusionarme con el pijama y perreaaaaar" oooohhhh... me emociono de solo pensarlo. Snif...

En fin... Voy renunciando a muchas quedadas por q me exigo tiempo para hacer lo que yo quiero, y tb para estar con mi pareja a solas, ese bendito ser que comparte mis días y mis noches, que me apoya en mi puntito de locura diaria, que nunca se queja y me acompaña feliciano de la vida a cualquier acto... A el le debo ese tiempo que voy logrando arañar semana tras semana...

Así que relaaaaaaaaaax y Don't Paaaanic! :)

Todo llega...