jueves, noviembre 25

Decálogo de mi torpeza


Vamos a llamarlo, torpeza. Por qué no. No vayamos a ensañarnos. Es que si empiezo no acabo. Sí, soy torpe. Muy torpe. Me tropiezo. Me caigo. Me levanto. Y vuelvo a caerme. Las cosas que llevo, se me caen, se rompen, las derramo, y así hasta más de dos docenas de verbos que se me ocurren just now.

Mi madre me pide glamour, y yo la contesto con penica: "Madre, la vida me ha hecho asín" y contra natura es mejor no navegar. Y ni pienso. Quien está conmigo a estas alturas de la película está claro que me quiere con todo el pack que soy en "mi-misma" de mi "mismidad".

Cuántas veces me habré pisado los cordones desabrochados de mis botas (aquí digamos que la torpeza es una consecuencia de la dejadez o de la pereza)

Cuántas me he frotado los ojos y me he dejado el rimmel como un Miró en mi cara (consecuencia de mi poca o nada costumbre de maquillarme)

Cuántas me habré derramado el aceitaco de la lata de atún sobre la falda (y digo "la" y no "una" por que, cosas del destino o el puro azar, siempre era sobre la misma... la llamaba la falda-delantal);

Cuántas se me ha caído la ceniza de un piti en el escote o copas en mi bolso (sí, copas, cubatas... vamos a visualizar el tema: yo llevo en la mano izquierda el bolso, en la otra (donde llevo el reloj) una copa. A la pregunta ¿qué hora es? giro peligrosamente (pero con alevosía y nocturnidad por que no me cosco hasta q el mal esta hecho) la copa para ver la esfera del reloj, y zasss!! mi bolso, q casi nunca tiene la cremallera, o está cerrado, se inunda de brugalcola...);

Cuántas veces le he dado un patadón al cubo/caja de palomitas sin querer (que lo dejas a mitad de la peli por que sientes q te falta el aire y te sobra la sal) y lo has desparramado bien por el suelo (aqui elijo la cara de Steve Urkel de "He sido yoooo??");

Cuántas veces me he quedado pegada con superglue al objeto que quería pegar :(

Cuántas me he jodido el esmalte de uñas nada más ponerlo haciendo el imbécil.

Cuántas veces he entrado al coche y me he dado piñazos con la puerta. Que me digo, maemía, chiquilla, si todos los días coges el coche, ¿no deberías tener pillada la medida? po no...

Cuántas copas y ceniceros he roto sin querer a mi excompi de piso, la virgen, la pobre q paciencia...

Cuantas veces he perdido las lentillas en la procesión del pueblo, entre la tierra y el polvo del camino y el gentío (eso sí, siempre encontradas y con las agallas y la miopía suficientes como para calzármelas one more time!! con un par... bendita adolescencia)

Cuántas veces me ha cagado un pájaro... vale q esto es azaroso, q no depende de uno... o sí...

.. Y así seguiría hasta el infinito!!

Donde haya un suelo húmedo, ahí estaré yo para jugar a Desafío Total 5 o a Operando, según sea la caída; donde haya un agujero, ahí estaré yo para caer de cabeza o para intentar saltarlo y caer con la rabadilla; donde haya algo delicado y sensible, ahí estaré yo para saber que mis manos están vetadas, que aunque me proponga que esta vez no, que cambiaré, la cabra tira al monte, y que estas manazas que la naturaleza y la genética me han dado (y fíjate lo bien q se me daba de peque la clase de manualidades...) lo acabarán aniquilando...

Soy torpe, fale, pero soy asín, quelevamodehacel ;P